Casos

conducir-general

 

“…Tenía muchas ganas de conducir. Estaba soltera. Empecé a conducir. Me casé. Mi marido no me facilitó lo de poder conducir, cuestionaba cómo lo hacía. Al nacer mi hija pensé “reálmente, voy a tener un accidente”….…Han pasado años. He querido retomarlo. Temo, al ir tan nerviosa, equivocarme con los mandos, no girar adecuadamente, hacer daño a alguien, que otros coches pasen cerca y deprisa, me complica. En autopista peor. Lo de conducir me colapsa totalmente: nervios, negativa, tensión muscular, taquicardia, opresión en el pecho… No mareo, ni visión borrosa….miedo a hacer algo mal. Si llueve, hay niebla o es de noche, mucho peor. … Soy exigente conmigo misma. Suelo ser bastante tranquila, en otros momentos difíciles conservo la calma…”

__________

”…Conducir me gusta. El problema no es en todas las vías, en ciudad no tengo problemas. Es por la autopista: sensación de estar encerrado, coches que van rápido…. En vías rápidas sin arcén voy peor, también si hay camiones que me dificultan la visibilidad… Si estoy más estresado o nervioso en general, el miedo es mayor, noto cierto mareo, visión borrosa, sensación de pérdida de fuerza, calor, sudoración, taquicardia, miedo de perder el control, rigidez… Hace años que tengo miedo, pero desde hace tres, que tuve un pequeño accidente sin consecuencias, cada vez peor. Salvo por poblaciones evito conducir. Paso por épocas mejores y otras peores. Por trabajo, me veo más obligado a desplazarme, no puedo permitirme perder oportunidades o depender de otros por este problema. Tengo que hacer algo…”

__________

“ …Ir a más de 60 ó 70 kilómetros por hora, adelantar a un camión aunque tenga las condiciones para hacerlo, me produce mucha angustia, malestar inseguridad, pienso que voy a provocar un accidente… a veces los coches que van detrás me pitan, en ocasiones me aparto para no hacer cola…o para tratar de tranquilizarme. Me da vergüenza tener este problema. Alguna vez llego tarde al trabajo, a pesar de salir con mucho tiempo, pero no explico la verdadera razón… Me empezó a pasar hace años, coincidiendo con un momento en el que tenía mucha ansiedad y estrés por problemas personales y laborales…”