Miedo a conducir: origen y mantenimiento

Conducción-irrealidad

 

La fobia a conducir puede aparecer debido a uno o varios de los siguientes motivos:

  • Experiencia aversiva directa o indirecta: haber sufrido un accidente, que lo haya sufrido una persona allegada, o bien, haber presenciado un accidente de tráfico traumático.
  • Transmisión de la información: miedos inculcados por otras personas como los familiares, amigos, reportajes o noticias sobre los accidentes de tráfico.
  • Insuficiencia, o pérdida, de habilidades para la conducción: cambios en contexto o circuitos de desplazamiento; cambios de tipo de vehículo.
  • Ansiedad elevada o crisis de ansiedad en el coche: experimentar ansiedad en el coche debido a algún factor que, originariamente, no tenía ninguna relación con la conducción -problemas laborales, familiares, económicos, procesos de cambio y adaptación- pueden propiciar el desarrollo de una fobia a conducir y, por tanto, asociar, a partir de ahí, la conducción con la ansiedad.
  • Factores predisponentes: aun viviendo alguna de las situaciones anteriores, hay personas que desarrollan la fobia a conducir y otras no. Dependerá de la existencia o no ciertos factores predisponentes o de vulnerabilidad.